jueves, 19 de noviembre de 2009

Bruno Serrano Ilabaca


Bruno Serrano Ilabaca (Chillán, 1943). Realizó estudios de Bellas Artes, Teatro y Filosofía en la Universidad de Chile. Ha impartido talleres literarios a pobladores marginales, prisioneras políticas, estudiantes e hijos de víctimas de la dictadura militar. Ha publicado los poemarios El Antiguo ha Sucumbido (Ed. Quilla de Navío, 1979), Poesía Subterránea (Ed. Corsario Record, 1981), Exilios (Ed. Tragaluz, 1982), Olla Común (Ed. Tragaluz, 1984), Poesía Prisionera, compilador. (Ed. Literatura Alternativa, 1988), Fin de Muslo (Ed. Fértil Provincia, 1991), El Corazón Tiene Alas de Ave de Paso (Ed. Tiempo Nuevo, 2002) y Fértil Provincia i Desterrada (Ed. Elogio del Horizonte, 2008). En narrativa ha escrito Los Rele-gados de Lo Hermida (Ed. Warrúa Filla, 1986), Maldito Cristóphoro Colombo (Ed. Fértil Provincia, 1993) y Los Náufragos (Ed. Fértil Provincia, 2006).





POEMAS RURALES (Montura Chilena)
LAS GRANDES ALAMEDAS


1
Anoche solté las bestias al potrero
Mi caballo no entiende
Que Andy Warhol haya pintado una lata de tomates
Le molestan los estribos golpeando sus verijas
Me tiene prohibidas las espuelas
Susurra:
Los animales entienden con palabras.


2
Vamos al galope por los campos de trigo de Millet
A mi caballo
Le costó aceptar las herraduras
Hubo que meterle clavo en las pezuñas
A la montura inglesa
prefiere la chilena
Son de oveja lanuda los peleros
Y la cincha no aprieta hasta la asfixia
Vamos al paso por un potrero iluminado de Van Gogh
Su cola espanta las moscas
La levanta
Defeca un montón aromático de bosta
sobre una Coca Cola
                                 sembrada en el camino
mientras se abren las grandes alamedas


3
La muerte es un suspiro,
Bufa mi caballo con la tuza flameando al viento
del galope
El polvo de sus patas sobre el camino terroso
es una humareda por donde filtra el sol su rayería
Relincha acezante
La muerte nos cae como un rebencazo sobre el lomo,
Como un espuelazo en los ijares
Como un clavo mal puesto en la herradura


4
(La carabina en la montura)
Llevo la Winchester cruzada en la montura
Y la bandera azul del wenu mapu
flameando en el coligue
Mi caballo masca el freno del bozal
por pura adrenalina
Sabe que la muerte es un suspiro y siempre nos alcanza


5
(Valle de la luna)
Maldito fue en plena cordillera de Domeyko
Bajando por el salar a Toconao
Era noche
El valle de la luna se iluminó de luz amarga
En kunza dice, en voz lickanantai el conjuro
Para espantar a la muerte que ha navegado de occidente,
Pero ella se descuelga incontenible por laderas del valle de la luna



6
(Pradera)
Mi iglesia es una pradera donde Ngenechen desciende de la cruz
Mi caballo galopa con la bandera azul del cielo
en círculos de polvo rodeando las ramadas
Al centro el rewe, pax vobiscum o algo parecido
Exclama
No entiende bien la lengua de la tierra
Galopa sudando en medio de otros caballares
La iglesia es esta planicie en Maiquillahue donde
Chao Ngenechen escucha a los lafkenche en su rogativa



7
(Equinas Divagaciones Fronterizas)

(a)
Mi caballo tampoco comprende la lengua kawésqar
Aesquiq sáes at cécel
Nunca navegó por el Golfo de Penas
hasta el Canal Messier
No fue criado en la Isla Wellington
Tampoco sirgó por los canales con la familia Tonko Paterito
Mi caballo cree que lo desconocido por él
No existe
Aesquiq sáes at cécel, ésta es mi casa murmura Gabriela Paterito Kaac
La última hablante de su lengua,
que cabalgó canoas de corteza montadas al lomo de las aguas
del olvido


(b)
En Rapa Nui los caballos son bien considerados
No es bueno el forraje,
Mucho suelo volcánico, medita
Pero los Rapa nos consideran sus hermanos
Y son buenos jinetes los tahina
Me contaba un viejo potro alazán
Que trotó largos años en la isla. Y retornó a morir al continente
Ya no se vive tranquilo en esas tierras
Mucho extranjero, mucho chileno, mucha droga...
Falleció en Chile junto a su vieja yegua percherona
To´hoku Mahatu m´ oku koe
Hanga rahi atu kia koe
Mi corazón es para ti, te quiero mucho
Me dicen sus últimos relinchos

 
 
 
 
del libro inédito POEMAS RURALES Y DE INDIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada