jueves, 19 de noviembre de 2009

Heddy Navarro


Heddy Navarro Harris (Puerto Montt, 1944). Es profesora de Estado en Artes Plásticas por la Universidad de Chile. Entre sus publicaciones se cuentan: Palabra de mujer (1984), Óvulos (1986), Oda al macho (1987), Poemas insurrectos (1988), Vírgenes (b)acantes (1991), Monólogo de la hembra tardía (1994) y Cantos de la duramadre (2006). Es creadora y editora general del Portal Culturas Originarias (www.serindigena.org). En el área educativa participa actualmente en el proyecto de investigación “Iniciativa Niñez de Pueblos Indígenas”, programa regional andino de OCLADE-Argentina y Fundación Bernard van Leer, Holanda.





EXALTACIÓN DEL SILENCIO



Creo que una brizna de hierba es tan perfecta
como la jornada sideral de las estrellas.

Walt Whitman
Tremenda la aurora
y deslumbrante
arremete contra el día
mis alas de tormenta
aúllan amarillas
trayendo fondos de
arena

Rotunda,
como un puerto cerrado
detrás del horizonte,
la borrasca se anuncia,
entonada de carmín
entre las nubes
Como cangrejo asustado
piel firme sobre la roca
puerto cerrado y
en mi nariz el humo ocre
de la ventisca marina

Océano revolcado
tienta mi olfato
y se adentra
gimiendo
mientras mi boca
prepara su orgasmo
de silencio exaltado

Veo cientos de formas
cada una con su vaivén
y su tono
una ensenada de botes
anclados
luchando fieros
entre ola que atrae
y ancla que aquieta
Mi lengua saborea la sal
lame cabelleras en desorden
hasta besar tus dedos
Salobre el gusto
me provoca
y abriga mis muslos
soslayados

Camino contenta
al ritmo del esterillo
hasta un bosque de mañio

Por fin descanso en la cumbre
¡Oh! Desde ella vislumbro
la comarca del río

El horizonte llovido
la bahía que ahora se abre
al ruido de las barcas
que ya saludan victoriosas

Emito ahora
un sonido nuevo
un liviano sonido
de abejorro
entrando en la espesura






RUTINA DE LA SANGRE


Vengo
manos abierta
a implorar
el cosmos
Renuncio al sueño
y remiendo profunda
mis herraduras de hueso
Agitada de recorrer islas
mis rodillas lamen la piedra
Me sumerjo rotunda
mis muslos suaves perciben
rumores de peces
y huídas repentinas
Dormito fresca bajo arenas
aguas filtradas
oscuras caricias
nunca interrumpidas
Vuelo
algún pájaro
esquiva mi paso
pero en las estrellas
presiento
un murmullo de vida
interrumpida
Un hilo de sangre urge
me obliga a enfrentar el agua
Me cuelo entre las algas
retrocediendo entre las olas
hasta más atrás del horizonte
Los peces
vacíos de mar
chocan profundos
contra el silencio abismal
Retorno ahora
agua y desprendimiento
de membranas
hasta arrasar mi palabrear
humo
animales

Hasta recogerme
humana
mi duramadre
intacta



de CANTOS DE LA DURAMADRE (2006)





LINDES

En las lindes de ti
existen acuerdos secretos
desajustes moleculares
ensayos ígneos
Indescifrables
Vagamente se divisan
tus pies hurgando
aguas profundas
Un apenas visible
semblante de creador
en problemas

En la cúspide de mí
- pupilas iluminadas por ti -
acaso encuentres
artefactos poderosos
una rama de canelo
viseras calientes
latidos al descuido
que olvidaste incluir
en la receta perfecta

Nos necesitamos
para volver a ser
la argamasa inicial
Acepto el sacrificio
y los roles que me pidas
Esperanza tengo
que en el evento inicial
ocurra una variante
Nos toquen
blancas o negras
El jaque mate
esta vez
me pertenezca

Poema inéidto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada